Theme Settings

Mode Layout
Theme color
Choose your colors
Background Color:
Reinicializar

.

Artículos Recientes

3 Maneras de llegar liviana al verano

3 Maneras de llegar liviana al verano

Ainara Ortúzar oct 18, 2018 Bazar Naturista 0Comentarios

Se acerca el tan esperado verano y nosotras aquí, estirando la temporada de invierno aprovechando al máximo los últimos días fríos, con esos cambios de temperatura que nos mantienen en nuestra zona de comfort usando unas 5 capas de ropa, con una polerita ajustada y mas reveladora muy por si en verdad me estoy muriendo de calor... pero la realidad es que ojalá que no nos pase, así nos seguimos escondiendo y nos sentimos mas cómodas usando la holgada y sentadora ropa del invierno.

Si bien es cierto que todavía te puedes esconder en estos últimos días fríos, cada día son mas los de calor y que te ves obligada a llegar a esa última capa mas apegada al cuerpo y que te muestra tal y como estás, así que mejor te empiezas a sentir cómoda en tu propia piel, porque sino vivirás un infierno (literalmente) ahogada en ropas de invierno.

Ahora después de deprimirte leyendo lo de arriba, viene la parte donde te subimos el ánimo y te decimos ¡no te preocupes! Aquí estamos para ayudarte y te vamos a compartir 5 tips para empezar a prepararte para este verano y sentirte más liviana que nunca, para que puedas lucir radiante todos los días de este verano que esta por llegar.

3 TIPS PARA ALIVIANARTE

1.- EVITA EL ESTRÉS

Hay muchos estudios que explican el porqué el estrés no es bueno para tu salud, dentro de los efectos adversos mas conocidos de vivir estresado, están el comer en exceso, fumar, beber y no hacer ejercicio.

Hay dos tipos de estrés, a corto plazo y crónico, siendo el segundo el nocivo para tu salud. En los dos casos tu cuerpo va a reaccionar de la misma manera, enviando mas hormonas como el cortisol y la adrenalina a la sangre. Estas hormonas son "las encargadas" de aumentar la concentración, la capacidad de reaccionar y la fuerza. También aceleran los latidos del corazón, aumentan la presión sanguínea, refuerzan el sistema inmunitario y agudizan la memoria.

En el caso de un estrés a corto plazo, los niveles de éstas hormonas volverán a la normalidad cuando ya haya pasado el estrés, sin provocar daños a nuestra salud.

Por el otro lado, cuando el estrés es crónico o a largo plazo, provoca desgaste y deteriora nuestro cuerpo y sus consecuencias en tu salud pueden incluir:

  • Problemas en el sistema digestivo, como dolor de estómago ya que se vacía mas lento después de las comidas y también crece la actividad del colón lo que podría causar diarrea.
  • Obesidad por el aumento del apetito y ésta a su vez conlleva un riesgo muy alto de contraer diabetes o enfermedades cardiovasculares.
  • Debilitamiento del sistema inmunitario, por lo que eres mas propenso a enfermarte.
  • Ansiedad, depresión, pérdida de sueño, falta de interés en actividades físicas. Tu memoria y capacidad de tomar desiciones pueden verse afectadas también.
  • Aumento en la presión sanguínea, frecuencia cardíaca y grasa en la sangre (colesterol y triglicéridos). También se elevan tus niveles de glucosa en la sangre especialmente de noche y aumenta tu apetito. Todos esos efectos son factores de riesgo para enfermedades cardiacas, aterosclerosis, derrames, obesidad y diabetes.

¿Cómo bajo el estrés?

  • Duerme bien por la noche. Si te cuesta conciliar el sueño o sientes que no te relajas al dormir pincha aquí.
  • Haz ejercicio físico moderado y frecuente, para mejorar tu proceso mental y estado de ánimo. 
  • Conversa con amigos y familia de tus situaciones estresantes.
  • Lleva una dieta saludable, evita fumar y beber en exceso. Si no tienes mucho tiempo para preocuparte por tu alimentación, por tu carga laboral o familiar, aquí tenemos algunas ayuditas para ti.

2.- ALIMÉNTATE SALUDABLE Y CONSCIENTEMENTE

Es de conocimiento popular el hecho de que para mantener una figura saludable la proporción es 80% alimentación vs 20% ejercicio físico.

Comer con consciencia es mas simple y fácil de lo que piensas. Sólo basta con elegir alimentos pensando en el efecto que éstos tendrán en nuestro cuerpo, acá van algunas nociones básicas:

  • Achica las porciones y come más veces al día.
  • Elige alimentos menos procesados como frutas y verduras frescas.
  • Elige pastelerías y panaderías caseras, que usen menos azúcares refinadas y más azúcar morena, miel, stevia.
  • Baja la ingesta de frituras (grasas saturadas) y aumenta la de grasas monoinsaturadas como el aceite de oliva.
  • Acostúmbrate a los snacks saludables como frutos secos.
  • Come menos proteínas animales y súbele a las proteínas vegetales como las legumbres o harinas proteícas naturales.
  • Consume bastante líquido al día, sobre todo en días de calor para mantener tu cuerpo hidratado.

Además puedes acompañar todo esto con suplementos naturales, que te ayudan a sentir mas saciada y a procesar de mejor manera los nutrientes que ingieres con tus comidas.

3.- DUERME MÍNIMO 6 HORAS DIARIAS

Si te fijas en los animales diurnos, ellos se duermen aproximadamente dos horas después que el sol se esconde y se levantan con la salida de éste, bueno, nosotros deberíamos hacer lo mismo.

Tenemos nuestros horarios tan cambiados con la luz artificial, la vida familiar y social, el trabajo excesivo, la televisión, etc. que olvidamos muchas veces la importancia que tiene el dormir una cantidad de horas específica y los beneficios que trae a nuestra salud.

El sueño no se recupera e inevitablemente cuando dormimos poco este cansancio se va acumulando y eventualmente nos pasa la cuenta. Dormir menos de seis (adulto promedio) afecta directamente tus principales capacidades cognitivas: la atención, la memoria y la consolidación del aprendizaje. Tan sólo una hora menos de lo que debiésemos dormir baja nuestra capacidad de estar alerta en aproximadamente un 33%.

Además, estás mas propenso a sufrir de obesidad, diabetes, enfermedades de corazón y presión alta, tus defensas bajan y como tu cerebro está mas cansado debe hacer un esfuerzo doble para mantener la concentración y este esfuerzo "lo pagas" con tu estado anímico, es por eso que cuando has dormido poco, inevitablemente estás mas irritable y ansiosa.

Y por si te parece poco, hay estudios que aseguran que dormir menos de 6 horas durante la noche tiene consecuencia directa con el aumento de peso. Esto, por que pasas mas tiempo despierto y porque los desajustes en el sueño afectan al metabolismo de la glucosa, que es la hormona que regula el apetito.

Ahora que ya sabes la importancia que tiene dormir, debes preocuparte de crear hábitos que te permitan dormir desde mas temprano y si tienes problemas para quedarte dormido o dormir bien pincha aquí.

¿Ves que no era tan difícil? Ahora ¡a ponerlo en práctica y disfrutar de un verano a concho!

Deja tu respuesta

*
**No Publicado
*Dirección de tu sitio con http://
*